cocido completo

Cocido de la yaya

 La temporada fresquita está terminando, por lo que tenemos que aprovechar para preparar los últimos platos de cuchara.

Mi favorito, desde chiquitita, es el contundente cocido de mi yaya. Lo disfruto cucharada a cucharada. El sabor es simplemente espectacular y dudo que alguien pueda resistirse a la siesta de después.

La cantidad de los ingredientes puede variar. Depende del ritual que empleemos para tomar el cocido.

Modalidad 1: Plato único

Esta modalidad consiste en utilizar siempre el plato hondo. Comenzaremos llenando el plato de sopa. Después echaremos dos o tres albóndigas y lo que estimemos de los componentes sólidos del cocido (unos garbancitos, un trozo de chorizo…) dentro de la sopa. De este modo intercalaremos cucharadas de sopa con el resto del cocidito (que estará más jugoso por mantenerse sumergido).  Esta es la modalidad que más me gusta, porque si termino y no estoy a punto de explotar, puedo echarme otro cucharón de sopa y volver a empezar 😛

Modalidad 2: Primero sopa, segundo todo lo demás

Esta modalidad consiste en utilizar dos platos distinguiendo entre el contenido del primero y del segundo.

El primero estará compuesto por sopa (acompañada o no de garbanzos). En el segundo estarán los componentes sólidos del cocido.A veces es necesario echar un chorrito de aceite de oliva en el segundo para que quede más jugoso.

Sea cual sea la modalidad, está permitido repetir. El objetivo es ir rodando al sofá de la siesta.

Ingredientes (4 raciones)

Carne de morcillo – 300gr

1 hueso de jamón

1 puerro o 1 cebolla

2 patatas (peladas)

3 zanahorias (peladas)

6 judías verdes (opcional)

1 pimiento verde (lavado y sin pepitas)

Garbanzos (2 vasos)

Carne picada mixta (mezcla de carne de vacuno y cerdo) – 400gr

1 huevo

Perejil

3 dientes de ajo

1 rebanada de pan de molde o dos cucharadas de pan rallado

Morcilla

Chorizo

Tocino

1 cucharadita de postre de bicarbonato de sodio

Fideos cabellín (los más finos)

Agua

Sal

Varias hebras de azafrán (un buen pellizco, sin escatimar)

 

Preparación

Garbanzos (una noche)

Comenzaremos la noche anterior dejando en remojo los garbanzos (8 horas aproximadamente). La medida en seco aproximada es un vaso de garbanzos para cada dos personas. Si tus comensales son de los que adoran los garbanzos, puedes echar más. Es importante sumergirlos en suficiente agua para que se mantengan cubiertos después de las 8 horas (pondremos un mínimo de tres vasos de agua por cada vaso de garbanzos). Se puede echar una cucharadita de bicarbonato de sodio al agua para asegurarnos de que quedan blanditos. Eso sí, después de las 8 horas los colaremos (tirando todo el agua) con un escurridor y los lavaremos bien.

Caldo. Primera parte (2 horas y 30 min).

¡Ya estamos listos para llenar la olla! Cogeremos una olla grande y alta y comenzaremos echando las verduras (puerro o cebolla, patatas, zanahorias, judías verdes y pimiento verde), la pieza de carne de morcillo (entera), el hueso de jamón y una cucharadita de sal. Llenaremos completamente de agua (si es agua caliente mejor, porque tardará menos en hervir). Pondremos el fuego alto y lo llevaremos a ebullición.

Yo suelo utilizar una malla para mantener todos los garbanzos juntos y sacarlos de una vez cuando esté terminado el cocido y no tener que ir “pescándolos”. Podéis encontrarlas en los supermercados, tiendas de alimentación e incluso en las tiendas de variedades. Si vamos a utilizar un malla para mantener juntos los garbanzos, podemos ir llenándola con ellos mientras se calienta la olla.

Cuando empiece a hervir añadiremos los garbanzos y bajaremos un poquito el fuego (lo justo para que se mantenga hirviendo).

Durante las 3 horas siguientes haremos visitas a la olla para ir quitando la espuma que se forma en la superficie de la olla (al principio cada 10 ó 15 minutos, luego podemos espaciar las visitas un poco más). Yo utilizo un colador pequeño para quitar la espuma; cazo la espuma y enjuago el colador en el grifo.

En los tiempos muertos podemos ir haciendo un majado con los dientes de ajo, una cucharadita de sal y perejil. Pelaremos los dientes de ajo, los cortaremos en rodajitas y los meteremos en el mortero. Añadiremos las hojas de perejil (5, 6 ó 7) y la sal (que nos ayudará a que los ajos no salgan disparados). Machacaremos hasta que quede una masa verde homogénea.

Si vemos que se ha evaporado excesivamente el agua, podemos añadir más.

Pasadas las 2 horas y media mantendremos la olla en las mismas condiciones, pero podemos empezar con el siguiente paso.

Albóndigas (30 minutos)

En un bol a parte ponemos en el orden siguiente: la carne picada, el huevo crudo (sin cáscara, por dios),  la mitad del majado que hemos preparado en el paso anterior (la otra mitad la meteremos en la sopa) y la rebanada de pan de molde o pan rallado. Humedecemos la rebanada del pan de molde con un cucharón del caldo que estamos preparando (lo justo para que esté completamente empapada y que moje el resto del contenido del bol) y mezclamos con las manos. Se trata de ir deshaciendo el pan de molde en trozos más pequeños y mezclar y mezclar hasta que esté todo distribuido de forma homogénea. Llegados a este punto iremos haciendo bolitas con la mezcla y echándolas a la olla.

Ya habrán pasado 3 horas desde que encendimos el fuego. Mantenemos la olla en las mismas condiciones y comenzamos con el siguiente paso.

Caldo. Segunda parte (1 hora)

Incorporamos al caldo el chorizo, la morcilla y el tocino. De nuevo comenzará a formarse espuma que deberemos quitar de vez en cuando. Pasada media hora dejaremos de quitar espuma e incorporaremos las hebras de azafrán. El caldo tiene que quedar muy amarillo (como en la foto). Dejaremos al fuego otra media hora y retiramos posteriormente.

Sopa y presentación (15 minutos)

Ya tenemos el caldo que huele que alimenta. Ahora necesitamos separar el caldo del resto del cocido, para lo que necesitamos un escurridor y otra olla de menor tamaño. Vamos colando el caldo y dejándolo caer sobre la olla de menor tamaño; los restos sólidos que queden en el colador los vamos colocando en una fuente. Cuando veamos que hay suficiente caldo en la olla menor para todos los comensales, la ponemos a hervir. Reservamos siempre parte del caldo por si se nos va la mano con los fideos y la sopa queda muy espesa.

Cuando comience a hervir el caldo echamos un par de puñados de fideos por persona y el resto del majado que teníamos reservado. El tiempo de cocción suele venir en el paquete de los fideos, pero suele rondar los 7 minutos. Pasado este tiempo retiramos del fuego. Dejamos reposar unos minutillos y vemos si ha quedado muy espesa; en ese caso, añadiremos caldo.

Si hemos agotado el caldo después de los ajustes, será fácil sacar el resto de los ingredientes a una fuente, en caso contrario, terminaremos de colarlo y guardaremos el caldo restante (se puede tomar solo en otra ocasión, incluso congelar).

“Lo único que puede superar que una comida esté riquísima, es que lo parezca;

debemos cuidar la presentación”

Prefiero colocar los ingredientes sólidos en la fuente por grupos; es decir, las patatas juntas en la misma zona de la fuente, en otro espacio los garbanzos, en otro las zanahorias…No cometamos el error de poner todo sin cortar. Lo ideal es que haya mínimo un trozo de cada tipo por comensal. De este modo no te llevarás la sorpresa del listo que se coge todo el chorizo, o todo lo que haya de una misma cosa.

La mesa se preparará con dos platos por persona:uno llano, y uno hondo situado encima. Cuando pongo uno encima de otro, tengo la costumbre de poner una servilleta de papel entremedias (si es de color le da un toque “cool”). Lo bueno de poner dos platos es que el comensal será quien elija la modalidad que prefiere para disfrutar del cocido.

Pondremos la fuente que hemos preparado con mimo en el centro de la mesa y serviremos todos los platos hondos con abundante sopa.

¡A comeeeeeer! Ya podemos disfrutar 🙂

Si sobra cocido se podrán hacer otros platos, como una ropa vieja o unas croquetas (próximos posts).


Si te gusta nuestra receta, puedes compartirla en tus redes y puntuarnos.

Si quieres estar al tanto de las futuras recetas y trucos, síguenos 😉

5 comentarios en “Cocido de la yaya”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s