Arroz blanco con huevo frito

Arroz blanco y huevo frito

¡Qué rico está el arroz blanco!

Esta receta es la primera que me enseñó mi yaya y podría distinguir con los ojos cerrados si para hacer el arroz se ha seguido esta receta o no. Es muy sencilla, pero la diferencia con otras es descomunal.

Además, si lo sirves con salsa de tomate casera, lo bordas.

Utilizo el arroz que conozco desde pequeñita, el SOS de toda la vida. Para conocer las medidas utilizo un vaso, del tamaño de los de nocilla de antes; es decir, que puedo llenar 2 veces el vaso con una lata de refresco.

Ingredientes (2 personas)

1 vaso de arroz

2 vasos de agua

1 cucharadita de sal

2 dientes de ajo

1 ramita de perejil

1 chorro de aceite (para el arroz)

abundante aceite (para el huevo)

2 huevos

Preparación

El arroz

Ponemos el agua con la sal a hervir en un cazo.

Mientras coge temperatura pelamos los dientes de ajo y los cortamos en rodajitas.

Ponemos una olla baja con el aceite (que cubra el fondo) y los ajos. Encendemos el fuego al máximo cuando veamos que el agua del cazo está a punto de hervir.

Cuando se formen burbujitas alrededor de los ajos, echamos el arroz en la olla y removemos con una cuchara de madera. Estamos sofriendo el arroz. Se trata de que todo el arroz se impregne bien de aceite y forme pequeños grupitos. En este punto el agua del cazo debe estar hirviendo. Volcamos el agua hirviendo en la olla con el arroz.

Pasados 20 segundos, bajaremos el fuego a un nivel medio. Moveremos con la cuchara de madera para que no se pegue en el fondo y echamos la ramita lavada de perejil. Debe estar en el fuego aproximadamente 10 minutos. Pondremos la tapa inclinada para que pueda salir el vapor. Moveremos el arroz sólo una vez más cuando lleve la mitad del tiempo.

Pasados 10 minutos probaremos el arroz con una cucharita. Los granos de arroz deben estar blandos por fuera y un poco duritos por dentro. En este punto, retiramos la olla del fuego, ponemos la tapa y dejamos reposar 10 minutos.

De este modo no se pasará.

El huevo frito

Ponemos en una sartén pequeña abundante aceite y el fuego al máximo.

Cascamos el huevo en una taza; esto facilitará echarlo en la sartén y quitar, si fuera necesario, el típico e inesperado trocito de cáscara.

Cuando esté sumamente caliente echamos el huevo con cuidado y esperamos que flote en el aceite. Podemos levantar con una espumadera el aceite haciendo giros de muñeca para echarlo por encima del huevo.

Cuando veamos que está hecho, cogeremos la yema del huevo por debajo con la espumadera y lo sacaremos de la sartén. Si no lo hacemos así, es probable que se rompa la yema.

Lo ponemos en un plato, espolvoreamos un pelín de sal sobre la yema y servimos el arroz al lado.

Me encanta el arroz así y mojar con pan el huevo. Riquísimo.


Si te gusta nuestra receta, puedes compartirla en tus redes y puntuarnos.

Si quieres estar al tanto de las futuras recetas y trucos, síguenos 😉

 

 

4 comentarios en “Arroz blanco y huevo frito”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s