Archivo de la etiqueta: garbanzos

Ensalada roja de garbanzos

Ya estamos en primavera y va apeteciendo tomar las legumbres de otra manera. Hoy he hecho esta riquísima ensalada con ingredientes que todos tenemos por casa. El toque de comino, además de dar un sabor especial, servirá para que no tengamos la tripa como un balón de hinchada después de comer. Aquí os dejo la receta. 🙂

Seguir leyendo Ensalada roja de garbanzos

Potaje de garbanzos

Hacía tiempo que me apetecía y hoy, por fin, me he puesto a hacerlo. Le he pedido la receta a mi madre, que a su vez la cogió de mi yaya. Es un potaje de vigilia, y se le puede añadir bacalao desalado y desmigado a la vez que las espinacas.

Seguir leyendo Potaje de garbanzos

Ensalada de garbanzos

Recuerdo un día que fui a comer a un restaurante con compañeros del trabajo y la mayoría se decantó por las legumbres. Al observar que yo no, me dijeron que me las pidiera, a lo que respondí que a mí me sentaban mal, que se me hinchaba mucho la tripa.

Uno de mis compañeros sonrió y me dijo; ¡entonces a todos nos sientan mal!¡pero merece la pena!

Aquel día no pedí legumbres. De todas las legumbres, las que más me hinchaban la tripa eran los garbanzos, pero eso ya es cosa del pasado desde que los combino un pellizco de comino. ¡Gracias por la información mamá!

Ahora los tomo hasta en ensaladas fresquitas.

Seguir leyendo Ensalada de garbanzos

Cocido de la yaya

 La temporada fresquita está terminando, por lo que tenemos que aprovechar para preparar los últimos platos de cuchara.

Mi favorito, desde chiquitita, es el contundente cocido de mi yaya. Lo disfruto cucharada a cucharada. El sabor es simplemente espectacular y dudo que alguien pueda resistirse a la siesta de después.

La cantidad de los ingredientes puede variar. Depende del ritual que empleemos para tomar el cocido.

Modalidad 1: Plato único

Esta modalidad consiste en utilizar siempre el plato hondo. Comenzaremos llenando el plato de sopa. Después echaremos dos o tres albóndigas y lo que estimemos de los componentes sólidos del cocido (unos garbancitos, un trozo de chorizo…) dentro de la sopa. De este modo intercalaremos cucharadas de sopa con el resto del cocidito (que estará más jugoso por mantenerse sumergido).  Esta es la modalidad que más me gusta, porque si termino y no estoy a punto de explotar, puedo echarme otro cucharón de sopa y volver a empezar 😛

Modalidad 2: Primero sopa, segundo todo lo demás

Esta modalidad consiste en utilizar dos platos distinguiendo entre el contenido del primero y del segundo.

El primero estará compuesto por sopa (acompañada o no de garbanzos). En el segundo estarán los componentes sólidos del cocido.A veces es necesario echar un chorrito de aceite de oliva en el segundo para que quede más jugoso.

Sea cual sea la modalidad, está permitido repetir. El objetivo es ir rodando al sofá de la siesta.

Seguir leyendo Cocido de la yaya